Propiedades del aceite de coco

Algunas personas creen que el aceite de coco no es un aceite saludable, sin embargo, cada vez más estudios contrarían esta creencia infundada.

Aceite de coco. Propiedades y beneficios

Vamos a ver como ésta supuestamente nociva grasa saturada es capaz de hacernos perder grasa, reducir nuestro colesterol y glucosa en sangre, reducir la inflamación, mejorar el hígado graso …

Vamos a revisar los beneficios que puede proporcionarnos el aceite de coco según la ciencia.

Aceite de coco para adelgazar

El poder adelgazante del aceite de coco se debe a sus triglicéridos de cadena media.

-En un estudio [1] realizado en animales en 2015 se descubrió que la dieta rica en aceite de coco hacía que el peso corporal no aumentara, en contraste con una dieta rica en aceites de soja.

-En otro estudio [2] realizado en mujeres la suplementación con aceite de coco parece reducir la grasa abdominal.

-Incluso este estudio [3] se observó que reduce el apetito en comparación con el aceite de oliva virgen.

Aceite de coco para adelgazar

¿Conoces la dieta cetogénica? Es un tipo de dieta en el que se restringen los hidratos de carbono y aumenta el consumo de grasas. Se busca lograr en un estado conocido como cetosis nutricional en el cual el cuerpo comienza a utilizar las grasas como combustible predominante en lugar de glucosa. Una vez superado el periodo de adaptación, es una dieta sumamente efectiva y fácil de llevar principalmente porque se reduce el hambre de forma significativa.

Los triglicéridos de cadena media del aceite de coco o los suplementos de MCT pueden ser de gran ayuda en este tipo de dietas permitiendo consumir más hidratos de carbono sin salir del estado de cetosis nutricional. Así mismo es también efectivo en cualquier otro tipo de dieta para adelgazar por el mismo motivo: produce un aumento de cuerpos cetónicos en sangre que reducen el apetito.

▷Saber más: aceite de coco para adelgazar

Colesterol, presión arterial y enfermedades cardíacas

Se suele recomendar reducir la ingesta de grasas saturadas para apoyar la salud cardiovascular pero estas recomendaciones podrían ser demasiado simplistas. No todas las grasas saturadas son iguales.

Las investigaciones han estudiado el aceite de coco observando que ayuda a bajar el colesterol LDL “malo” y aumentan el HDL “bueno” [4]. Es por este motivo que el aceite de coco podría ser recomendable para prevenir enfermedades cardíacas, al contrario que otros tipos de grasas.

Colesterol, presión arterial y enfermedades cardíacas

El aceite de coco tiene un alto contenido en grasas saturadas en comparación con otros aceites vegetales como el de soja, girasol o maíz. Sin embargo estos aceites vegetales se han estado recomendando por no tener grasas saturadas ni colesterol, aunque son más perjudiciales para la salud cardiovascular, especialmente cuando se calientan. [7][8][9].

En diversos estudios se han comparado el aceite de soja, el aceite de girasol con el aceite de coco. Los resultados son que el aceite de coco es más beneficioso pues reduce el colesterol total y al mismo tiempo aumenta el colesterol bueno (HDL) [10][11].
Incluso, los resultados al compararlo con el tan saludable y afamado aceite de oliva son similares [6] siendo incluso más efectivo el coco en el aumento del “colesterol bueno”.

Por lo tanto, no solo no podemos decir que el aceite de coco sea perjudicial para la salud cardiovascular sino que deberíamos decir lo contrario. Además de estas mejoras en el perfil lipídico se ha observado que el aceite de coco junto con el ejercicio físico ayuda a disminuir los niveles de presión arterial.

el aceite de coco junto con el ejercicio físico ayuda a disminuir los niveles de presión arterial
Curiosidad: Las poblaciones que se han estado alimentando del coco a lo largo de décadas han gozado de una salud excelente, con bajas probabilidades de contraer enfermedades cardíacas [5].

Aporta energía

El aceite de coco aporta triglicéridos de cadena media. Este tipo de grasa es utilizada rápidamente como fuente de energía en lugar de ser almacenada como grasa corporal.

Una vez los TCM llegan al intestino, lo cruzan fácilmente pasando directamente al hígado saltándose el sistema linfático. En el hígado son convertidos en energía que se libera para ser consumida por otras partes del cuerpo (incluido el cerebro). Es decir, el cuerpo no lo almacena como reserva de grasa corporal y lo utiliza rápidamente como fuente de energía.

Aporta energía

El aceite de coco es ideal para personas que siguen una dieta cetogénica, porque estimula la cetosis a la vez que brindan un plus de energía rápida. También es perfecto para deportistas que realizan dietas bajas en carbohidratos.

Además de aportar energía, los ácidos grasos de cadena media del coco ayudan al desarrollo muscular y son utilizados en diferentes productos destinados a este fin.

Ayuda con la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa en una enfermedad inflamatoria del sistema digestivo. Causa diarreas, dolores abdominales, desnutrición, fatiga y pérdida de peso. Hasta la actualidad no hay cura para esta enfermedad.

Existen tratamientos para paliar sus síntomas pero causan diversos efectos secundarios. Sin embargo un cambio en la dieta y estilo de vida puede ayudar a bajar la inflamación propia de esta enfermedad. Controlar el estrés, eliminar los lácteos, ingerir prebióticos, proteinas, carbohidratos de bajo índice glucémico como las verduras y las frutas y consumir grasas saludables. Es aquí donde el aceite de coco puede ayudar con esta enfermedad.

Ayuda con la enfermedad de Crohn

Los investigadores han observado en estudios con animales que un cambio en la dieta introduciendo ácidos grasos con triglicéridos de cadena media, como el de aceite de coco, disminuye la inflamación, mejorando los síntomas de esta enfermedad [12].

En un nuevo estudio [13] se ha observado que las grasas del aceite de coco modificaban la composición bacteriana intestinal hasta en un 30%. Esta variación observada en animales podría ser también beneficiosa en humanos pacientes de Crohn. No obstante, los investigadores indican que cada persona podría responder de manera diferente. Aquí se abre una investigación para intentar esclarecer qué microbios son “buenos” para probarlos como probióticos.

Aceite de coco para la piel

Utilizar el aceite de coco para la piel, parece que ayuda con su salud. Mantiene los tejidos conectivos flexibles y fuertes y aunque no se sabe cuál es su mecanismo de acción, parece que estimula la producción de colágeno.

Además sirve como protector solar con un 20% de protección [14], como desodorante natural y ayuda con el acné, con la psoriasis, con las quemaduras, eccemas y con la dermatitis.

Aceite de coco para la piel

En un estudio en 2010 [15] realizado sobre heridas en animales a los que se les aplicó aceite de coco directamente sobre la piel se observaron mejoras en cicatrización. Por otro lado, usar aceite de coco para la piel puede reducir las líneas de expresión y las arrugas.

▷Saber más:  Aceite de coco piel

Aceite de coco contra los hongos

Los componentes del aceite de coco tienen propiedades antifúngicas. Estas propiedades no solo son útiles al aplicarlo en la piel, también están presentes tras su ingesta.

La cándida es el patógeno fúngico más común y se encuentra de manera natural como parte de la microbiota intestinal. En algunos casos se produce una proliferación excesiva dando como resultado la candidiasis intestinal.

Aceite de coco contra los hongos

Esta proliferación puede ser muy problemática especialmente en personas con un sistema inmunitario muy debilitado, pudiendo extenderse a otras partes del cuerpo y llegando a causar incluso la muerte.

El aceite de coco, al llegar al intestino, tienen la capacidad de reducir el crecimiento de estos hongos patógenos. En un estudio [16] se ha comprobado su efectividad en este campo sugiriendo su uso como primera intervención dietética para reducir la colonización.

Ayuda con la salud de las encías y los dientes

El aceite de coco se usa como enjuague bucal ya que posee propiedades antibacterianas. La técnica “oli pulling” se ha utilizado desde hace siglos para tratar afecciones de las encías y dientes. Esta técnica consiste en introducir en la boca el aceite de coco y realizar un enjuague durante 10/20 minutos y luego escupirlo. Hacer enjuagues tres veces a la semana ayuda a eliminar el mal aliento [17], disminuir las bacterias que provocan las caries además de eliminar parcial o totalmente la placa dental mejorando las encías [18] y mejorando en general la salud bucal [19].

Ayuda con la salud de los huesos

El aceite de coco es muy útil para la formación de los huesos. Ayuda a absorber el calcio y el magnesio contribuyendo a aumentar el volumen óseo y mejorando su estructura.

Ayuda con la salud de los huesos

En un estudio se ha observado que gracias a sus componentes antioxidantes ayudó, no solo a mejorar la estructura de los huesos, sino que redujo la pérdida ósea. El aceite de coco podría ser un tratamiento natural contra la osteoporosis, especialmente en mujeres posmenopáusicas [20].

Otro estudio muestra resultados beneficiosos contra la artritis gracias a su poder antiinflamatorio y antioxidante [21].

Ayuda con la diabetes tipo II

El ácido láurico del aceite de coco controla los niveles de azúcar en sangre, ayudando a las personas que padecen diabetes tipo II.

Ayuda a la salud digestiva

La bacteria Helico pylori es uno de los patógenos más comunes que pueden proliferar en el tracto digestivo. Cuando un miembro de la familia se infecta, es común que se infecten los demás fácilmente. Esta bacteria estimula a las células del estómago produciendo liberaciones excesivas de ácido gástrico que puede producir reflujos así como úlceras y gastritis.

La monolaurina presente en el ácido láurico del aceite de coco es áltamente antibacteriana y se ha mostrado muy eficaz contra esta bacteria. Un médico de Florida, el Dr. Sanford Pinna, registró que sus pacientes ya no mostraban evidencia de infección por H. pylory simplemente tomando una cucharadita de aceite de coco tres veces al día durante un mes.

Ayuda a la salud digestiva

Es lógico pensar que tomar regularmente aceite de coco puede ayudar a tratar o a prevenir problemas estomacales como las úlceras.

Por otra parte, los triglicéridos de cadena media del aceite de coco poseen propiedades protectoras en el intestino de las personas que padecen enfermedades intestinales inflamatorias, ya que ayudan a mantener la mucosa intestinal y promueven la proliferación de las células. Es beneficioso frente a problemas como el síndrome del intestino irritable y la colitis ulcerosa.

Además, el aceite de coco puede mejorar las digestiones ayudando a absorber micronutrientes como vitaminas liposolubles, magnesio y calcio.

Ayuda con la salud cerebral

Se ha observado que la ingesta de aceite de coco mejora la capacidad cognitiva en enfermos de Alzheimer. Veamos por qué podría suceder ésto.

La enfermedad de Alzheimer está muy relacionada con la resistencia a la insulina hasta el punto que ha llegado a ser llamada “diabetes tipo 3”. Los pacientes de esta enfermedad parecen tener una baja capacidad de utilizar glucosa en ciertas zonas del cerebro.

-El consumo de aceite de coco produce la liberación de cuerpos cetónicos que pueden ser un combustible alternativo capaz de dar energía a las células cerebrales resistentes a la insulina.

-Por otra parte se ha descubierto que el aceite de coco inhibe la secreción de beta amiloide [34,22], un péptido que se acumula formando placas que se observan en estos pacientes y que bloquean la comunicación entre neuronas.

Curiosidad: Se han encontrado relaciones entre una dieta alta en carbohidratos y un mayor riesgo de desarrollar demencia (un 89% más). Por el contrario, una alimentación alta en grasas reduciría el riesgo en un 44% [35].

Protege el hígado

Sabemos que los triglicéridos de cadena media del aceite de coco traspasan las membranas de nuestras células más fácil.

El aceite de coco protege el hígado

Por lo tanto cuando los digerimos, en vez de acumularse como reserva de grasas se convierten en energía rápidamente en el hígado ayudando a su función y quitándole trabajo.

  • Este aceite puede ser de ayuda para prevenir enfermedades hepáticas.
  • Es capaz de revertir el hígado graso en animales [32].

Presenta efectos protectores contra los efectos tóxicos producidos por unos antibióticos [23].

Puede ser de ayuda contra el cáncer

Las células cancerosas poseen limitaciones metabólicas que les impiden obtener energía a partir de los cuerpos cetónicos. Es decir, no pueden usar la grasa para sobrevivir, solo pueden obtener su energía a partir de la glucosa (azúcares) y además necesitan mucha, hasta unas 200 veces más que una célula normal.

El ayuno y las dietas cetogénicas pueden ser recursos dietéticos adecuados para explotar esta inflexibilidad del cáncer.

Puede ser de ayuda contra el cáncer

Cuando ayunamos, las células sanas empiezan a consumir cuerpos cetónicos (grasas) mientras que las cancerosas ven limitado su sustento. Ésto facilita la apoptosis (muerte celular, en este caso de las células cancerosas). Por otro lado, el ayuno estimula la autofagia proporcionando efectos protectores a las células sanas en tratamientos de quimioterapia y minimizando los síntomas asociados [24].

Asimismo, la dieta cetogénica es otro posible enfoque nutricional que produce un estado metabólico similar pero permitiendo la ingesta de nutrientes. Es en este enfoque en el que el aceite de coco puede ser de gran ayuda permitiendo consumir mayor cantidad de carbohidratos sin salir del estado de cetosis nutricional.

Se ha observado que la ingesta de aceite de coco mejora la calidad de vida en pacientes con cáncer de mama durante los tratamientos de quimioterapia [33].

Otros beneficios del aceite de coco como su poder antiinflamatorio y el fortalecimiento del sistema inmunitario podrían ser de ayuda en la prevención del cáncer.

Reduce las convulsiones epilépticas

Los triglicéridos de cadena media del aceite de coco producen un aumento de cuerpos cetónicos en sangre y la ciencia ha observado que la dieta cetogénica ayuda a reducir las convulsiones epilépticas [25][26]. Estas mejoras se observan incluso en pacientes que han probado todo tipo de medicamentos tradicionales para esta enfermedad.

Reduce las convulsiones epilépticas

El aceite de coco posee la capacidad de reducir las convulsiones epilépticas, incluso mejor que medicamentos tradicionales.

Poder antioxidante

El aceite de coco, al contrario que otros muchos aceites, ayuda a retrasar el envejecimiento. Según las investigaciones ayuda a aumentar los niveles de antioxidantes reduciendo el estrés oxidativo [27].

Poder antioxidante del aceite de coco

Esto es bueno para la salud en general, tanto a nivel celular como para el funcionamiento de diferentes órganos de nuestro cuerpo.

Ayuda a las mujeres con menopausia

Las grasas del aceite de coco, entre ella el ácido láurico, ayudan a controlar de forma natural tus hormonas además de ser beneficiosas para los niveles de estrógenos [28].
Por tanto, la ingesta de aceite de coco en mujeres menopáusicas ayudan a paliar sus síntomas como por ejemplo los sofocos y incluso a que sus ciclos menstruales se vuelvan más regulares.

Aceite de coco para el cabello

El aceite de coco también colabora con la salud del cabello. Es un hidratante totalmente natural que penetra y se absorbe muy rápido [29]. Revitaliza el cabello seco y le da brillo. Aunque si tienes el pelo graso utilízalo solo en las puntas para no engrasar tu cuero cabelludo. Se puede usar como acondicionador con o sin enjuague.

Si tomas baños de sol el aceite de coco también protegerá tu cabello bloqueando un 20% de los rayos UVA.

Aceite de coco para el cabello

Actualmente algunos fabricantes ya introducen en sus fórmulas este aceite. De cualquier manera, puedes usar a modo de mascarilla el aceite de coco virgen y así evitas componentes químicos que puedan dañar tu pelo o cuero cabelludo.

Además de hidratar el cabello seco, es eficaz contra la caspa. Con solo masajear tu cuero cabelludo con el aceite durante 3 minutos dejándolo actuar durante media hora y posteriormente lavándolo, podrás combatir la caspa.

En un estudio [30] se comparó con un aceite mineral, aceite de girasol y se observó que el aceite de coco fué el único que redujo de forma significativa la pérdida de proteínas y ésto puede ser debido a su ácido graso principal el ácido láurico que debido a su bajo peso molecular penetra antes en el cabello.

▷ Saber más: Aceite de coco para el pelo

Otros beneficios

  • Controla el estrés: se ha observado que los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco pueden funcionar como antidepresivo natural gracias a sus efectos antioxidantes [31].
  • Es beneficioso contra los piojos.
  • Eficaz contra garrapatas y otros parásitos en mascotas y un complemento nutricional ideal para su alimentación y regular su tracto intestinal.
Referencias y links de estudios

[1] Deol P, Evans JR, Dhahbi J, Chellappa K, Han DS, Spindler S, Sladek FM. Soybean Oil Is More Obesogenic and Diabetogenic than Coconut Oil and Fructose in Mouse: Potential Role for the Liver. PLoS One. 2015 Jul 22;10(7):e0132672.

[2] Assunção ML, Ferreira HS, dos Santos AF, Cabral CR Jr, Florêncio TM. Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity. Lipids. 2009 Jul;44(7):593-601.

[3] Valente FX, Cândido FG, Lopes LL, Dias DM, Carvalho SDL, Pereira PF, Bressan J. Effects of coconut oil consumption on energy metabolism, cardiometabolic risk markers, and appetitive responses in women with excess body fat. Eur J Nutr. 2018
Jun;57(4):1627-1637.

[4] Cardoso DA, Moreira AS, de Oliveira GM, Raggio Luiz R, Rosa G. A COCONUT EXTRA VIRGIN OIL-RICH DIET INCREASES HDL CHOLESTEROL AND DECREASES WAIST CIRCUMFERENCE AND BODY MASS IN CORONARY ARTERY DISEASE PATIENTS. Nutr Hosp. 2015 Nov 1;32(5):2144-52.

[5] Lindeberg S, Lundh B. Apparent absence of stroke and ischaemic heart disease in a traditional Melanesian island: a clinical study in Kitava. J Intern Med. 1993 Mar;233(3):269-75. PubMed PMID: 8450295.

[6] Khaw KT, Sharp SJ, Finikarides L, Afzal I, Lentjes M, Luben R, Forouhi NG. Randomised trial of coconut oil, olive oil or butter on blood lipids and other cardiovascular risk factors in healthy men and women. BMJ Open. 2018 Mar 6;8(3):e020167.

[7] Pearce ML, Dayton S. Incidence of cancer in men on a diet high in polyunsaturated fat. Lancet. 1971 Mar 6;1(7697):464-7. PubMed PMID: 4100347.

[8] Russo GL. Dietary n-6 and n-3 polyunsaturated fatty acids: from biochemistry to clinical implications in cardiovascular prevention. Biochem Pharmacol. 2009 Mar 15;77(6):937-46. doi: 10.1016/j.bcp.2008.10.020. Epub 2008 Oct 28. Review. PubMed PMID: 19022225.

[9] Ramsden CE, Hibbeln JR, Majchrzak SF, Davis JM. n-6 fatty acid-specific and mixed polyunsaturate dietary interventions have different effects on CHD risk: a meta-analysis of randomised controlled trials. Br J Nutr. 2010 Dec;104(11):1586-600.

[10] Xue C, Liu Y, Wang J, Zhang R, Zhang Y, Zhang J, Zhang Y, Zheng Z, Yu X, Jing H, Nosaka N, Arai C, Kasai M, Aoyama T, Wu J. Consumption of medium- and long-chain triacylglycerols decreases body fat and blood triglyceride in Chinese hypertriglyceridemic subjects. Eur J Clin Nutr. 2009 Jul;63(7):879-86.

[11] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1751499107000431

[12] Mañé J, Pedrosa E, Lorén V, Ojanguren I, Fluvià L, Cabré E, Rogler G, Gassull
MA. Partial replacement of dietary (n-6) fatty acids with medium-chain
triglycerides decreases the incidence of spontaneous colitis in
interleukin-10-deficient mice. J Nutr. 2009 Mar;139(3):603-10.

[13] https://www.sciencedaily.com/releases/2017/06/170622121911.htm

[14] Korać RR, Khambholja KM. Potential of herbs in skin protection from ultraviolet radiation. Pharmacogn Rev. 2011 Jul;5(10):164-73.

[15] Nevin KG, Rajamohan T. Effect of topical application of virgin coconut oil on skin components and antioxidant status during dermal wound healing in young rats. Skin Pharmacol Physiol. 2010;23(6):290-7.

[16] Gunsalus KT, Tornberg-Belanger SN, Matthan NR, Lichtenstein AH, Kumamoto CA. Manipulation of Host Diet To Reduce Gastrointestinal Colonization by the Opportunistic Pathogen Candida albicans. mSphere. 2015 Nov 18;1(1). pii: e00020-15.

[17] Asokan S, Kumar RS, Emmadi P, Raghuraman R, Sivakumar N. Effect of oil pulling on halitosis and microorganisms causing halitosis: a randomized controlled pilot trial. J Indian Soc Pedod Prev Dent. 2011 Apr-Jun;29(2):90-4.

[18] Asokan S, Emmadi P, Chamundeswari R. Effect of oil pulling on plaque induced gingivitis: a randomized, controlled, triple-blind study. Indian J Dent Res. 2009 Jan-Mar;20(1):47-51. PubMed PMID: 19336860.

[19] Asokan S, Rathan J, Muthu MS, Rathna PV, Emmadi P; Raghuraman; Chamundeswari. Effect of oil pulling on Streptococcus mutans count in plaque and saliva using Dentocult SM Strip mutans test: a randomized, controlled, triple-blind study. J Indian Soc Pedod Prev Dent. 2008 Mar;26(1):12-7. PubMed PMID: 18408265.

[20] Hayatullina Z, Muhammad N, Mohamed N, Soelaiman IN. Virgin coconut oil supplementation prevents bone loss in osteoporosis rat model. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;2012:237236. Epub 2012 Sep 16. PubMed PMID: 23024690; PubMed Central PMCID: PMC3457741.

[21] Vysakh A, Ratheesh M, Rajmohanan TP, Pramod C, Premlal S, Girish kumar B, Sibi PI. Polyphenolics isolated from virgin coconut oil inhibits adjuvant induced arthritis in rats through antioxidant and anti-inflammatory action. Int Immunopharmacol. 2014 May;20(1):124-30.

[22] Nafar F, Mearow KM. Coconut oil attenuates the effects of amyloid-β on
cortical neurons in vitro. J Alzheimers Dis. 2014;39(2):233-7.

[23] Otuechere CA, Madarikan G, Simisola T, Bankole O, Osho A. Virgin coconut oil protects against liver damage in albino rats challenged with the anti-folate combination, trimethoprim-sulfamethoxazole. J Basic Clin Physiol Pharmacol. 2014 May 1;25(2):249-53.

[24] Raffaghello L, Safdie F, Bianchi G, Dorff T, Fontana L, Longo VD. Fasting and differential chemotherapy protection in patients. Cell Cycle. 2010 Nov 15;9(22):4474-6. Epub 2010 Nov 15. PubMed PMID: 21088487; PubMed Central PMCID: PMC3048045.

[25] Chomtho K, Suteerojntrakool O, Chomtho S. Effectiveness of Medium Chain Triglyceride Ketogenic Diet in Thai Children with Intractable Epilepsy. J Med Assoc Thai. 2016 Feb;99(2):159-65. PubMed PMID: 27249895.

[26] Liu YM, Wang HS. Medium-chain triglyceride ketogenic diet, an effective treatment for drug-resistant epilepsy and a comparison with other ketogenic diets. Biomed J. 2013 Jan-Feb;36(1):9-15. doi: 10.4103/2319-4170.107154. Review. PubMed PMID: 23515148.

[27] Arunima S, Rajamohan T. Effect of virgin coconut oil enriched diet on the antioxidant status and paraoxonase 1 activity in ameliorating the oxidative stress in rats – a comparative study. Food Funct. 2013 Sep;4(9):1402-9.

[28] Feranil AB, Duazo PL, Kuzawa CW, Adair LS. Coconut oil is associated with a beneficial lipid profile in pre-menopausal women in the Philippines. Asia Pac J Clin Nutr. 2011;20(2):190-5. PubMed PMID: 21669587; PubMed Central PMCID: PMC3146349.

[29] Ruetsch SB, Kamath YK, Rele AS, Mohile RB. Secondary ion mass spectrometric investigation of penetration of coconut and mineral oils into human hair fibers: relevance to hair damage. J Cosmet Sci. 2001 May-Jun;52(3):169-84. PubMed PMID: 11413497.

[30] Rele AS, Mohile RB. Effect of mineral oil, sunflower oil, and coconut oil on prevention of hair damage. J Cosmet Sci. 2003 Mar-Apr;54(2):175-92. PubMed PMID: 12715094.

[31] Yeap SK, Beh BK, Ali NM, Yusof HM, Ho WY, Koh SP, Alitheen NB, Long K. Antistress and antioxidant effects of virgin coconut oil in vivo.. Exp Ther Med. 2015 Jan;9(1):39-42. Epub 2014 Nov 3. PubMed PMID: 25452773; PubMed Central PMCID: PMC4247320.

[32] Narayanankutty A, Palliyil DM, Kuruvilla K, Raghavamenon AC. Virgin coconut oil reverses hepatic steatosis by restoring redox homeostasis and lipid metabolism in male Wistar rats. J Sci Food Agric. 2018 Mar;98(5):1757-1764. doi: 10.1002/jsfa.8650.

[33] Law KS, Azman N, Omar EA, Musa MY, Yusoff NM, Sulaiman SA, Hussain NH. The effects of virgin coconut oil (VCO) as supplementation on quality of life (QOL) among breast cancer patients. Lipids Health Dis. 2014 Aug 27;13:139. doi: 10.1186/1476-511X-13-139.

[34] Bansal A, Kirschner M, Zu L, Cai D, Zhang L. Coconut Oil Decreases Expression of Amyloid Precursor Protein (APP) and Secretion of Amyloid Peptides throughInhibitionof ADP-ribosylation factor 1 (ARF1). Brain Res. 2018 Oct 1. pii: S0006-8993(18)30505-5. doi: 10.1016/j.brainres.2018.10.001

[35] Roberts RO, Roberts LA, Geda YE, Cha RH, Pankratz VS, O’Connor HM, Knopman DS, Petersen RC. Relative intake of macronutrients impacts risk of mild cognitive impairment or dementia. J Alzheimers Dis. 2012;32(2):329-39. doi: 10.3233/JAD-2012-120862.